El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) define “economía verde” como una economía que genera una mejora del bienestar humano y de la equidad social, reduciendo significativamente los riesgos ambientales y el uso de los recursos naturales. Un sistema económico que promueve el conocimiento, la investigación y la innovación para lograr economías estables, eficientes en el uso de los recursos e inclusivas desde el punto de vista social.

El objetivo general es transformar las dificultades y los desafíos en oportunidades para el desarrollo económico optimizando el uso de recursos y materias primas a lo largo de todo el ciclo de vida de un proyecto o producto. Lo que significa abandonar por completo los ciclos lineales que caracterizan a la sociedad consumista y repensar todos los procesos como un ciclo cerrado que se regenera. El mejor ejemplo de una economía circular es la naturaleza misma: lo que es un residuo para un ecosistema natural es un recurso para otro.

“Todo lo que puedas imaginar, la naturaleza ya lo ha creado”, Albert Einstein.

La economía circular es una estrategia que permite reducir el uso de recursos no renovables, de adoptar soluciones para combatir la contaminación atmosférica y el calentamiento global, de gestionar racionalmente los desechos terrestres y marinos. También es importante que los procesos de comunicación sean circulares, devolviendo los resultados obtenidos y considerándolos como una base para guiar futuras acciones, identificar factores de éxito y redefinir las prioridades.

La economía circular es una oportunidad para contribuir a los objetivos de lucha contra el cambio climático y para la conservación de los recursos naturales, generando ventajas competitivas y creando empleos.

Este modelo se puede aplicar a todos los sectores de producción y coloca al diseño en el centro del proceso, ya que es en la fase de diseño donde recae la sostenibilidad en el tiempo de un producto o servicio. Este razonamiento es cada vez más importante en el sector del embalaje, donde predominan los conceptos de ecodiseño, creatividad e innovación. El envase está diseñado para recuperarse al final de su vida y transformarse en una materia prima secundaria. En particular, los envases de plástico son un elemento central de la política europea desde 2015, año en el que se adoptó el Plan de Acción de Economía Circular. En 2017, se confirmó la intención de avanzar hacia el objetivo de reciclado de todos los envases de plástico para el año 2030. El pasado 5 de junio se celebró el día mundial del medio ambiente 2018, cuyo tema ha sido precisamente la lucha contra la contaminación por plástico de los mares y océanos.

Otro sector, en el que la aplicación de modelos de economía circular es ahora una opción estratégica, es la construcción: con un fuerte impacto ambiental debido a la explotación de recursos no renovables, alto consumo de energía relacionado con todas las fases del ciclo de vida de un edificio y una elevada producción de residuos difíciles de eliminar durante la demolición. Diseñar materiales y productos respetuosos con el medio ambiente para la construcción sostenible influye no sólo en la reducción del impacto ambiental, sino también en la salubridad de los ambientes interiores.

Comienza a generalizarse la exigencia del uso racional de los recursos y la protección del medio ambiente. Estas exigencias se traducen en requisitos técnicos para los sistemas de construcción, los cuales además de garantizar el confort interior deben reducir la cantidad de energía necesaria. Se trata de innovar los procesos, tanto a nivel de sistema constructivo como a nivel de producto, prefiriendo el uso de materias primas secundarias, recicladas y reciclables, y considerando los materiales cuyo uso en la construcción es inusual como un estímulo creativo.

“Nunca cambiarás las cosas luchando contra la realidad existente. Para cambiar algo, construye un nuevo modelo que haga obsoleto el modelo existente” Richard Buckminster Fuller

La economía verde aplicada a la arquitectura es una oportunidad para transformar los límites asociados a la falta de recursos y los problemas económicos y sociales para innovar y reurbanizar las ciudades. El modelo circular requiere una planificación que implique el desmontaje y la reutilización ya en la fase de diseño. Las investigaciónes avanzan hacia una arquitectura modular y reversible, en la que los componentes del edificio se pueden separar al final de su vida útil. La reversibilidad de un edificio presupone la demolición como algo ya planificado en la fase de diseño, con el objetivo de reciclabilidad de los materiales y las piezas que lo componen, y presupone, en el acto de construir, el uso de tecnologías ligeras y técnicas ejecutivas reversibles como el montaje en seco.

El proyecto “Triango” del equipo Karres+Brands, ganador del concurso 2017 para la creación de un nuevo distrito de oficinas en París, es un ejemplo de economía circular. Los edificios, organizados alrededor de un parque, se caracterizan por estructuras modulares y flexibles, concebidas como una agregación temporal de componentes y materiales, teniendo en cuenta los cambios futuros que pueden derivar de las nuevas necesidades, sociales o ambientales. El parque se conecta a diferentes niveles con los edificios y se define por los espacios públicos innovadores, creando una sinergia entre el trabajo, el deporte y la naturaleza.

Un edificio que en las fases de diseño, construcción y uso, elimina o reduce el impacto sobre el medio ambiente, y crea impactos positivos en el clima y en la calidad de vida de los habitantes podemos categorizarlo como una edificación sostenible. Para lograr estos resultados, el diseño debe incluir un uso eficiente de energía y agua, el uso de energía renovable, la optimización de las fases de reutilización y reciclaje y el uso de materiales ecológicos, asegurando una buena calidad del ambiente interno. Es importante que el proyecto se desarrolle de acuerdo con los principios de la arquitectura bioclimática, teniendo en cuenta las características climáticas y naturalistas del lugar de intervención, pero también factores sociales y culturales, características que pueden variar el enfoque de la construcción ecológica entre los diferentes países, generando diferentes resultados.

El World Green Building Council es una red internacional nacida con el objetivo de promover la sostenibilidad en el sector de la construcción y las características de la edificación sostenible, valorizando la importancia de un cambio en la forma de construcción que permita el desarrollo sostenible de la sociedad. En 2015, los Países miembros de la ONU firmaron un programa de acción (Agenda 2030) basado en 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), lanzando un desafío a la humanidad para combatir el cambio climático, la pobreza y la desigualdad .
El World Green Building Council apoya estos objetivos, creyendo que el diseño sostenible puede contribuir a su logro y explicando cómo a través de la comunicación visual.

El concepto de “edificación sostenible”, utilizado para indicar un diseño eficiente, ecológico y sostenible, se refiere a aspectos técnicos relacionados con la construcción de materiales y sistemas de construcción innovadores, pero también a aspectos de comunicación y marketing. En la economía circular, la información y la promoción de una nueva cultura, basada en el respeto por el medio ambiente y los recursos, son fases indispensables de cualquier proceso sostenible. Comunicar las novedades del sector es importante también para las empresas que trabajan para la construcción sostenible, ya que comunicar su compromiso con una economía circular se convierte en una estrategia de marketing.

La arquitectura misma, como símbolo de la sociedad, puede comunicar sus nuevos valores. El arquitecto puede convertirse en promotor y comunicador de una nueva forma de hacer arquitectura y hacer de su profesión un compromiso social y ambiental. Un ejemplo es Mario Cucinella. La investigación del diseño y el rol social del arquitecto italiano, en el campo de la sostenibilidad, son reconocidos a nivel internacional.

Es importante difundir buenas prácticas, nuevos materiales y ejemplos de proyectos sostenibles, utilizando todas las herramientas de comunicación digital, dando visibilidad a las empresas y profesionales que trabajan para ofrecer productos y servicios innovadores, y también promoviendo iniciativas y programas de educación ambiental.

Existen numerosos portales y blogs de sector que contribuyen a difundir los resultados que la investigación y la innovación están produciendo. Una realidad internacional, con sede en Europa, Estados Unidos y Asia, es la red Material ConneXion®, que ofrece servicios de consultoría sobre materiales y procesos de producción innovadores y sostenibles. La red recopila un archivo de materiales, tanto físicos como digitales, divididos en diferentes categorías, y contribuye a la creación de una red de contactos entre productores y usuarios potenciales, con objetivos de promoción y visibilidad.

Para las empresas, en cualquier sector, adoptar soluciones sostenibles y estrategias adecuadas de comunicación y marketing, significa integrar objetivos de responsabilidad ambiental con objetivos de rentabilidad. Adaptarse a las nuevas políticas económicas y tener una responsabilidad social significa ser y seguir siendo competitivo en el mercado. Para adoptar los principios de la economía circular necesita la ayuda de profesionales con las habilidades necesarias para apoyar este proceso de transformación.

CONSIDERA, como empresa socialmente responsable, contribuimos con nuestro conocimiento, y una clara apuesta por la innovación, en generar beneficios sociales y ambientales a los ciudadanos, a las empresas y al territorio en el que operamos. Nos hemos especializado en procesos de investigación, consultoría y desarrollo de proyectos basados en la eficiencia, la sostenibilidad, y proponiendo soluciones innovadoras que pueden ofrecer una ventaja competitiva sostenible en el tiempo. Somos el partner estratégico que puede aportar valor a cualquier empresa u organización que quiera innovar en sus procesos, aprovechando y explotando las oportunidades creadas por los grandes desafíos a los que se enfrenta nuestra sociedad.

La economía circular es un modelo sostenible en el que todos estamos llamados a participar, promoviendo la educación ambiental e innovando la forma en que pensamos y miramos. Cambiar las perspectivas nos permite captar y explotar nuevos potenciales en todos los sectores económicos. Las oportunidades de mejora son muchas. La dificultad reside en saber captar y ser capaces de concretizarlas en acciones específicas y con una visión a largo plazo.

No podemos dejar nada al azar, debemos ser responsables de nuestras acciones y conscientes de lo que se puede hacer para contribuir a una sociedad sostenible desde el punto de vista ambiental, social, cultural y económico.

“Hay dos principios: no hacerse demasiadas ilusiones y no dejar de creer que cualquier cosa que hagas puede servir.” Italo Calvino.

Traducción del artículo original publicado en italiano.

Photos: Header Photo by chuttersnap on Unsplash Circular Economy by Plastics Europe | Triango Project by karrens+brands | Green Building & the Sustainable Development Goals

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies